La historia del Barrio Italia cuenta que, durante los procesos de industrialización y urbanización de Santiago, la aristocracia santiaguina se instaló en el barrio en búsqueda de tranquilidad y un buen ambiente que se encontrara cerca de los beneficios que ofrecía la capital.

Uno de los tantos que llegaron fue una familia italiana que instaló en el sector una fábrica de sombreros llamada “Girardi”, dándoles empleo a varias personas que decidieron finalmente mudarse al barrio, convirtiéndolo en un sector de artesanos inmigrantes.

Hoy, el Barrio Italia además de ser una zona residencial, es una zona compuesta por tiendas de comercio que se han preocupado por mantener las fachadas de las casas de antaño, conservando el antiguo entorno arquitectónico que hace que el sector sea un fiel exponente de lo residencial y lo comercial. Sus límites comprenden Avenida Bilbao por el norte, Irarrázaval por el sur, Bustamante por el poniente y José Miguel Infante por el oriente.

Sus novedosas alternativas en diseño de muebles y objetos reparados han permitido que se convierta en el sector de anticuarios más importante de la capital. A cualquier hora del día es normal ver transitar por sus calles a personas en búsqueda de objetos de todo tipo para decorar sus hogares.

Dentro del comercio también se encuentran centros de artesanías, vestuario de todo tipo, librerías y juguetes que se han agrupado en casonas antiguas, con el in de que sus visitantes puedan mirar las distintas vitrinas de una sola vez.

Existe además una convergencia de restaurantes y cafés que ofrece comida internacional, permitiendo que distintas generaciones y nacionalidades convivan diariamente en el barrio. Dentro de los más conocidos se encuentra el Café de La Candelaria” ubicado en Av. Italia 1449, “Xoco por Ti” ubicado en Av. Italia 1634, las pizzas de “Capperi” en Av. Italia 1463 y los sandwich de “Fuente Italia” en Condell 1694.

El barrio está dotado de un sector patrimonial que cuenta con la Parroquia San Crescente en Av. Santa Isabel con Av. Salvador, la antigua colchonería Marín y el Bar de René ubicado en Av. Santa Isabel 0369.

El sector aún conserva algunos locales antiguos que siguen trabajando, uno de ellos es “La Peluquería Morales”, que hace más de 56 años es atendida por su dueño y la sastrería “Henry Wilson” que hace más de 30 años que fabrica trajes para mujeres y hombres.