Gracias al desarrollo del gran Santiago y el crecimiento económico, San Miguel pasó de ser una comuna rural -orientada a la realización de actividades agrícolas- a convertirse en una de las zonas más atractivas de la capital para comprar una vivienda.
Hoy, la comuna de San Miguel se encuentra en pleno proceso de modernización y cuenta con zonas comerciales y culturales, que hacen del lugar un modelo perfecto para quienes valoran la tradición de la vida de barrio.
Sus límites comprenden la comuna de Santiago por el norte, San Joaquín por el este, Pedro Aguirre Cerda por el oeste, San Ramón y La Cisterna por el sur.
Si hay algo que caracteriza a la zona, es la homogeneidad de su comunidad. Adultos mayores, jóvenes y niños comparten diariamente en plazas, cafés y restaurantes de la comuna. A esto se le suma la variedad de transporte público que posee el municipio, donde el metro ha sido fundamental, y la gran conectividad que existe con grandes vías como la Autopista Central y Vespucio Sur, situación que permitió -entre otros factores- el ascenso de la comuna desde el puesto cuarenta al quinto en el índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) elaborado por la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción.
Gracias a todos estos factores, la población de San Miguel ha incrementado notoriamente durante los últimos años, hecho que llamó la atención de las grandes cadenas comerciales que han apostado por ella construyendo supermercados y centros comerciales, escenario que permite que quienes habitan la comuna tengan acceso a todo sin la necesidad de salir del sector.
Poder disfrutar en donde se vive es otro de los grandes beneficios que posee la zona y uno de los puntos fuertes que están priorizando quienes buscan un nuevo hogar. San Miguel goza de lugares acogedores, en su mayoría atendidos por sus propios dueños, como Cocó café, ubicado en Almirante Lynch #1185; la pizzería Pícara Pájara, ubicada en Octava Avenida #1201; la panadería Pam.Pan que se ha transformado en un punto de interacción entre los vecinos y la tienda de decoración Dina Varela, donde además de ofrecer sus productos se realizan clases de diseño en la parte superior de la tienda, instancia en que vecinos aprenden distintas técnicas día a día (además se realizan clases por Facebook todos los días a las 19:00 hrs.)
Otro de los nuevos integrantes de la comuna son los grandes edificios que han llegado poco a poco a acompañar a las tradicionales casas de San Miguel donde familias de clase media emergentes fueron construyendo sus hogares. Algunas de las opciones son las de la inmobiliaria Maestra, que cuenta con el edificio Ciudad del Niño, Ciudad del Niño Etapa II, María Auxiliadora y Parque Santa Rosa II, departamentos que buscan cumplir el sueño de quienes buscan un nuevo hogar.